Test de aluminosis

Determinar si una vivienda tiene o no tiene aluminosis, es mucho mas que llevar un fragmento de techo a un laboratorio. Se trata de todo un proceso que debe llevarse a cabo por personal cualificado. Este es el procedimiento que sigue Quadrant7 para realizar el test de aluminosis.

  1. OBSERVACIÓN PREVIA:
    • No sólo es importante el saber si en la composición del hormigón hay cemento aluminoso, es primordial saber interpretar las posibles lesiones que pueda presentar la estructura de la vivienda. Se toman datos que posteriormente aparecerán en el informe.
  2. TOMA DE MUESTRAS.
    • Es muy importante para obtener resultados 100% fiables que la muestra provenga de un elemento estructural, aquí un fallo nos puede dar un resultado totalmente opuesto a la realidad. Por esta razón, para nosotros es imprescindible que un Arquitecto Técnico sea el responsable de la extracción de la muestra.
  3. TEST DE CARBONATACIÓN «IN SITU»
    • Posiblemente, para poder interpretar correctamente los resultado finales, sea determinante conocer la profundidad de carbonatación del hormigón en el momento de la toma de muestras. Para conocer esto, siempre hacemos el test de carbonatación in situ, justo después de abrir la cata.
  4. PRUEBAS DE LABORATORIO
    • La muestra de hormigón, ha de ser analizada en un laboratorio homologado, para determinar si el hormigón contiene cemento aluminoso. El mismo Arquitecto Técnico responsable de la extracción de la muestra, se responsabilizará de que ésta llegue inalterada al laboratorio.
  5. CONCLUSIONES E INFORME
    • Una vez obtenidos los resultados, se redacta un informe que recoge todos los datos, es decir, la inspección previa, el test de carbonatación, y los resultados de laboratorio. Al final del informe se establecen las conclusiones.



II Concurso de Ideas: “Fachadas de Hormigón Arquitectónico + Cemento TX Active”

La Asociación Nacional de Fabricantes de Fachadas de Hormigón Arquitectónico (ANfhARQ) y FYM (Financiera y Minera) han firmado un acuerdo para la puesta en marcha del II Concurso de Ideas: “Fachadas de Hormigón Arquitectónico + Cemento TX Active” dirigido a alumnos de arquitectura.

Este concurso supone la continuación del I Concurso de Ideas: “Nuevos Usos del Hormigón Arquitectónico”, que I+D+Art celebró el curso pasado y al que se presentaron alumnos de diversas escuelas de arquitectura, que mostraron nuevas posibilidades para dicho material en formatos y texturas. El certamen contó con un prestigioso jurado formado por Luis Maldonado, Javier Cárdenas, Alberto Peñín y, los galardonados con el Premio Nacional de Arquitectura, Marta Maiz y Enrique Herrada.

Las fachadas de hormigón arquitectónico son un producto prefabricado de hormigón destinado al cerramiento exterior de edificios. Su alta calidad, gran control dimensional y la posibilidad de dotar a los paneles de una amplia gama de acabados superficiales mediante el uso de diversas técnicas y la combinación de diferentes tipos de cemento, pigmentos y áridos de diversos colores, calidades y texturas convierten este elemento constructivo en una solución capaz de aportar un alto valor estético a las fachadas. La total libertad en el diseño de los paneles, permite también la creación de un aspecto general singular en las fachadas de los edificios, mediante el juego con formas y formatos, a modo de collage.

Por su parte, el Cemento TX Active, producido por FYM, proporciona innovadoras e interesantes propiedades a los elementos de fachada de hormigón. Su acción fotocatalítica confiere al hormigón un efecto descontaminante y autolimpiante. Las repercusiones, tanto estéticas como medioambientales, son sorprendentes. Según FYM, “el uso del Cemento TX Active está especialmente indicado para elementos prefabricados de hormigón y la necesidad de que los rayos ultravioleta actúen sobre el elemento para que se produzca el efecto fotocatalítico hace que la simbiosis entre las fachadas de hormigón arquitectónico y este tipo de cemento sea inmejorable”.