Los constructores de Manhattan, planifican una gran década de construcción de torres

Los agentes inmobiliarios de Manhattan están planificando la década de mayor construcción de oficinas desde los ‘80, apostando por la creciente demanda de espacios modernos, incluso sin tener inquilinos firmados, y con una financiación más limitada.

Un trabajador de la construcción porta un cable de acero sobre en la planta en construcción del World Trade Center 1, mientras que el Empire State y el prefil de Midtown Manhattan se difuminana tras él.

Más de 2,3 millones de metros cuadrados de proyectos, se están construyendo, o se constuirán es los próximos nueve años, según el analista Cassidy Turley. Los promotores e inversores inmobiliarios Boston Properties Inc. (BXP) y Vornado Realty Trust (VNO), al haber incremenado sus previsiones en la  construcción de edificios, están ya negociando con inquilinos potenciales.

Constructores y brokers dicen que Manhattan está  listo para el boom, citando el apetito empresarial para lo último en confort, eficiencia energética y  capacidad tecnológica, en un área donde más del 60 por ciento de los edificios tienen, por lo menos medio siglo de antigüedad. Los riesgos para los agentes inmobiliarios son el estar compitiendo por los inquilinos y tener que poner más dinero, ya  que los bancos se muestran reticentes a financiar nuevos proyectos sólo tres años después de la crisis de crédito.

«Los agentes inmobiliarios,  prevén mejoras en los fundamentos que no hemos visto todavía,» dijo Sam Chandan, profesor adjunto en la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania y  economista jefe de la firma inmobiliaria Real Capital Analytics Inc. «Los prestamistas que podrían soportar la inversión en nuevas construcciones, permanecen prudentes. Es justo decir que los agentes inmobiliarios tendrán que trabajar creativamente con los prestamistas para negociar la financiación «

Historias de la Zona Cero

Jane y Bob Murphy han hecho hoy un viaje muy especial al World Trade Center , antes de tomar un vuelo de regreso a Boston, un día después de que  el líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden fuera asesinado por las fuerzas de EE.UU. en Pakistán.
«Hemos estado buscandole durante tanto tiempo… y el sacrificio personal ha sido enorme en respuesta a sus acciones», dijo Jane Murphy, una bibliotecaria retirado que se encontraba en Nueva York con su marido para visitar a su hija, dijo en una entrevista. «Estamos aquí por las mismas razones por las que vinimos  después de lo del  2001 – para mostrar amor y  unidad, y tomar tranquilamente un momento para reflexionar.»
Los Murphy, ambos de 59 años, se unieron a la multitud, , cerca del solar de casi 40 hectáreas donde cayeron las Torres Gemelas hace casi 10 años después de que Bin Laden organizara los atentados del 11 de septiembre. El peor ataque terrorista en territorio de EE.UU. matando a casi 3.000 personas en el World Trade Center, el Pentágono en las afueras  de Washington, y un campo en Pennsylvania, donde  se estrelló el vuelo 93 de United Airlines.

Sally Regenhard, que perdió a su hijo Christian,; 28 años, un bombero novato de prueba. En el ataque, dijo que vio a la multitud reuniéndose en la zona  Cero con «una mezcla profunda de emociones.»
«Estoy muy satisfecho de que después de 10 años, algo que se nos prometió inmediatamente después del 9 / 11 ha llegado a pasar», dijo. «Y estoy tan agradecida por los que vinieron a expresar lo que experimento como un apoyo para nosotros, los que hemos perdido a seres queridos en el ataque. Por otro lado, todavía dura el duelo por mi hijo. »

Ramos de flores frescas
La policía bloqueó una calle cerca del lugar evitando el tránsito peatonal y de unidades móviles de medios de comunicación. Los transeúntes tomaban fotos de una mujer que vendía banderas Estadounidenses. Ramos de rosas frescas  y de  margaritas flanquean una valla que separa la calle de la obra.

«En los oscuros días que siguieron a 11 de septiembre, hicimos una promesa solemne – a los muertos y los vivos – que íbamos a llevar ante la justicia a los responsables de la muerte de más de 2.900 personas inocentes», dijo el alcalde Michael Bloomberg en una rueda de prensa conferencia en el lugar. «Ayer, Osama bin Laden se enteró de que Estados Unidos mantiene sus compromisos.»
El alcalde es fundador y dueño mayoritario de Bloomberg News padres Bloomberg LP.

Presidente de los Estados Unidos de América, Barak Obama

Creciendo desde el suelo
Construir una torre elevándose por encima de los espectadores es la foto de lo que será One World Trade Centes, de  541 metros de altura.3,1 mil millones dólares para una obra singular. Los trabajadores del acero tienen  64 historias que contar, dijo Steven Coleman, portavoz de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, propietaria del solar,  y quien  ha supervisado la construcción. La finalización de los trabajos sigue estando prevista para 2014..
Un centro de transporte con un presupuesto de  3,400,000,000$ conectará el metro de la ciudad con un enlace ferroviario bajo el río Hudson de Nueva Jersey .

Una plaza conmemorativa y una pérgola vegetal, que se inaugurará 11 de septiembre para el 10 º aniversario del ataque, está prácticamente finalizada, ya cuenta con las piscinas reflectantes y 150 árboles . El “National September 11 Memorial & Museum”, que se completará en 2012, plasmará el ataque de ayer en Pakistán, dijo Joe Daniels, presidente y director ejecutivo.

El presidente Barack Obama anunció ayer que bin Laden había muerto en un tiroteo a a manos de un equipo de agentes de EE.UU. que allanaron el recinto donde se había escondido. Bin Laden, de 54 años, eludió las fuerzas estadounidenses que invadieron Afganistán tras los atentados de 2001, escapando a través de la montañosa frontera con Pakistán.

Herida cerrada
«Lo que sucedió ayer es un hito en la historia, algo que gente de todo el mundo ha buscado durante más de 10 años, y ahora esa herida está cerrada», dijo Daniels en una entrevista. «Tenemos la intención de contar la historia de esta operación, como los comandos de recordaron el coraje y el heroísmo de los 400 voluntarios que perdieron la vida en el ataque, y sus consecuencias, que aún no se han desclasificado».

En otra parte del solar, el edificio de 298 metros de altura y 72 plantas, World Trade Center 4, está programado para abrir en 2013, según dijo Bud Perrone,  portavoz del promotor Larry Silverstein. Sobre el World Trade Center 4, con 80 plantas proyectadas, o 356 metros, en primer lugar se construirán siete pisos de altura, incluyendo cinco pisos destinados a la venta, dijo.
Ojiugo Nwaigwe, 49 años, pensó en mostrar las imágenes que tomó con su teléfono móvil de la multitud y la zona de construcción  a su hija en Nueva Jersey.
«La moral del país será mejor, gracias a esto», dijo de camino a casa Nwaigwe, una enfermera de East Orange, después de trabajar el turno de noche en un hospital de Manhattan. «Los hombres y mujeres que han perdido sus vidas en Irak y Afganistán no lo han hecho en vano.»

«Sorprendido y aturdido»
Jim McCaffrey, un bombero en Nueva York cuyo cuñado, Jefe de Batallón de Orio Palmer, murió en el ataque, reconoció verse «sorprendido y asombrado» cuando su cuñada le llamó con la noticia de la muerte de Bin Laden.
«Es muy gratificante, pero también quisiera lanzar un recordatorio sobre los constantes costes y riesgos, porque la guerra contra el terror no termina con Bin Laden», dijo McCaffrey. Al mismo tiempo que los Seals de la Armada y agentes de inteligencia de la “lion’s share of credit” , recordó McCaffrey que Obama hizo de la búsqueda del líder de Al Qaeda en el extranjero una promesa de campaña electoral. «Hizo bien en eso, así que algún mérito es para él.»

Cantor Fitzgerald
Cantor Fitzgerald LP, un banco de inversión, sufrió la pérdida de 658 de sus 960 empleados en el ataque terrorista.
«Ha sido 10 largos y dolorosos años  desde el peor ataque en la historia de Estados Unidos», dijo Howard W. Lutnick, presidente y director ejecutivo de la firma afincada en Nueva York, en un comunicado. Él perdió a su hermano Gary en el ataque. «Ahora ya no habrá otras familias que tengas que sufrir de  la forma en que sufrieron muchas familias por esto”

Christopher, e l hijo de Maureen Santora, de 23 años de edad murió durante los  trabajos como bombero en el ataque.
«Yo sabía que iba a ser atrapado, estoy encantada de que fueran los soldados estadounidenses quien  lo atraparan», dijo Santora sobre Bin Laden hoy en una rueda de prensa en la oficina de Nueva York, de Norman Siegel, abogado de algunas de las familias de las víctimas del 11S. «Nunca nos devolverán a nuestro hijo de vuelta, no importa lo que pase, pero estoy muy feliz.»

fuente: bloomberg.net

Zona Zero: se perfila un nuevo Manhattan

Después de 9 años de polémica, burocracia y cambios, el proyecto para el recinto de la Zona Cero comienza a tomar forma. Parece que, por fin, en este gran vacío de 64.000 m2, donde tuvieron que derribarse un total de 7 edificios, los planes de futuro no decaen. El recinto se encuentra actualmente ocupado por excavadoras y rodeado por vallas y paneles informativos que describen los nuevos proyectos previstos. La llamada Zona Cero se ha convertido en un punto de parada obligada para cualquier turista que visita Nueva York, al mismo nivel que el Empire State, la Estatua de la Libertad o Times Square. De hecho, nuevas tiendas de recuerdos han ido surgiendo en el perímetro de este gran vacío … No hacen falta comentarios.
Este pasado 11 se septiembre de 2010, se hizo un minuto de silencio, a la misma hora en que hace 9 años se produjeron los atentados. Este año, se sumaban otras polémicas, como es la discusión del emplazamiento de una mezquita.
El arquitecto americano de origen polaco Daniel Libeskind es quien coordina el Plan director del conjunto y el autor de la torre que, dentro
el conjunto, se convertirá en la más alta de los Estados Unidos: la Torre 1 (inicialmente llamada Torre de la Libertad). Los nuevos edificios del World Trade Center estarán, según Libeskind, relacionados y contrastados. Se busca el contraste entre la libertad creativa individual de cada uno y el plan coordinado, definido y preciso de Libeskind. Ya encontramos en la ciudad otros conjuntos urbanos con esta coherencia, como serían el Rockefeller Center o el Lincoln Center. La Zona Cero se convertirá en la nueva gran aportación del siglo XXI. Libeskind ha realizado ya otros proyectos que dan cuerpo a la memoria sobre acontecimientos traumáticos para la humanidad como son la Postdamer Platz de Berlín, el Museo Judío de Copenhague, la casa Félix …
Es la primera vez en que los avances de las obras son visualmente patentes después de 9 años de aparente inactividad en la zona. Ahora, 2000 trabajadores se dejan la piel cada día para que el nuevo conjunto esté listo lo antes posible.

Reconstrucción de la zona
La Torre 1, que con sus 541m de altura dejará por debajo a el Empire State, de 443 m, corre a cargo de la Autoridad Portuaria de Nueva York  y Nueva Jersey (propietaria del World Trade Center) y es la que se encuentra en estado más avanzado, con 30 plantas levantadas y un ritmo de planta por semana. Se prevé que el 2013 emerja como nuevo símbolo del bajo Manhattan. Se convertirá en el edificio más alto de Estados Unidos y consiste en una estructura monolítica de vidrio que reflejará el cielo y estará coronada por una gran antena.
La altura total, si incluimos la antena, es de 541m (1.776 pies, en recuerdo del año de la independencia de los Estados Unidos).
Las Torres 2, 3 y 4, obras de los arquitectos británicos Norman Foster, Richard Rogers y del arquitecto japonés Fumihiko Maki, acompañarán la Torre de Libeskind y estarán por debajo de su altura.
La Torre 2, de Norman Foster, será un rascacielos de 78 plantas de oficinas y se caracteriza por su remate seccionado.
La Torre 3, de Rogers, se compone de varios volúmenes, el más alto de 71 pisos y se caracteriza por las grandes cruces de apuntalamiento en
sus fachadas.
La Torre 4, del japonés Maki, será un volumen trapezoidal y más discreto, de 64 plantas.
También se construirán un museo (el Memorial Museum) y un intercambiador de transportes, diseñado por Santiago Calatrava.
El Memorial Museum consistirá en las instalaciones destinadas a la memoria de las víctimas y se situará entre los espacios dejados por la huella de las torres gemelas. En su interior, los visitantes podrán contemplar algunos de los elementos estructurales del World Trade Center y la conocida última columna (la que fue la última pieza que se sacó de los escombros, con 58 toneladas y 11 m de altura), o un fragmento de 18 m de altura del muro pantalla de los
edificios desaparecidos.
La Zona Zero Será la nueva gran  aprtación del siglo XXI

Todo el conjunto está abrazado por la Memorial Plaza, un gran parque público dedicado al recuerdo de las víctimas del terrorismo y al descanso los visitantes del conjunto. La pieza estrella del parque será un monumento, diseñado por el israelí Michael Arad y el estadounidense Peter Walker (el conjunto monumental se dice Reflejando la ausencia), y consiste en dos estanques situados exactamente sobre las huellas de las torres gemelas. Sobre los estanques, caerán cascadas de agua y estarán rodeados de una plaza arbolada y el museo.
La reconstrucción de la Zona Cero, ha sido durante 9 años paralizada por temas burocráticos, una situación escandalosa para una ciudad tan dinámica como es Nueva York. La población asiste durante todos estos años los enfrentamientos entre políticos, burócratas, arquitectos, familiares de las víctimas y una larga lista de protagonistas de un proyecto que iba a costar 9.600 millones de euros y ya va por 12.350. Los problemas políticos y de presupuesto han hecho variar el proyecto original, del que se han eliminado un centro cultural diseñado por F. Gehry, un museo del dibujo y un espacio abierto al pensamiento global (fulminado por la oposición de los familiares). Dos bancales de luz se proyectan sobre el cielo nublado de Nueva York. Un ritual que se viene repitiendo las noches de cada aniversario.
A pesar del eco mediático que llegó con ciertas muestras de agitación y aflicción en este último noveno aniversario del 11S, hay que decir que en realidad, la ciudad de Nueva York, aunque vestirse se de cierto duelo lejano, lucía como cualquier otro sábado. Ahora mira al futuro con la ambición y el optimismo que la caracterizan y intenta recuperar una ‘nueva normalidad’. Atención, se perfila un nuevo Manhattan.